9.10.04

¿A cuento de qué?

Fin de semana raro este, en el que me está dando por los recuerdos de infancia. Y por dos en concreto: el Ferrocarril del Tajuña y don Joan Manuel Serrat.
El segundo se podría considerar como el hilo musical de gran parte de mi vida (junto con otros, que algún año os dire). Su voz a través del tocadiscos fluyó hasta mí. Tanto que, aunque alguna gente se sorprenda, es uno de mis cantantes preferidos. Ese Cantares y ese Mediterraneo tienen pocos competidores, vive Dios. Qué raro soy. Mucho, no sabeís cuánto.
El Ferrocarril del Tajuña era la empresa que me dió de comer durante más de 15 años. Esas locomotoras rojas, sucias, potentes, saliendo del Taller, rumbo a Valderribas, El Alto, La Poveda... Nunca creo que olvide un día que hice gran parte de esa ruta con mi padre, en la cabina. Se me ponen los pelos como escarpias. Además, me siento orgulloso de haber podido conducirlas de vez en cuando. Esa bocina siempre estará conmigo. Ya sabeís del origen de mi afición por los trenes, pues. En la web de Trini algún día os contaré más.



Lo mejor de todo es que no sé a cuento de que ha venido ahora esto. Pero en fin.

*No lo consigo, pero algún año sabré poner fotos. Voto al Chápiro Verde!