16.10.04

En la cubierta mojada de la Incertain


El teniente de navío Louis Quelennec, de la Marina Imperial francesa...
¿Qué puede empezar así?Pues Cabo Trafalgar. ¿De quién? Pues de quien, de Arturo Pérez-Reverte. Me he leido las primeras páginas que salen en su web, y, y, y, y muy bien. Ardo en deseos de tenerlo en mis manos.
No creo que llegue al nivel de ese peazo de relato humorístico a la par que dramático que es La Sombra del Aguila. Libro sobre el que me he impuesto la obligación de releerlo cada cierto tiempo.
Pero eso. Tiene muy buena pinta, pero todo esto ya lo comprobaré, cuando especies elegidas y demás me dejen tiempo. Eso y que la Insoportable levedad del ser se acabe.
Por cierto. Zi, zeñoraz y zeñorez. Lo confirmo. Ezte trizte, taciturno y lacónico zujeto tenía un ceceo de ezoz que hacen época. No zabeiz que zufrimientoz me coztaba zaber que lo que comia era Sopa y no Zopa.