12.4.05

Efecto curso de humanidades

Las fotos son de mi hoja de apuntes del curso de humanidades y del efecto tan lamentable que este causa en mi y en mi capacidad de atención...
Siempre he visto como algo absurdo esto de los cursos de Humanidades. Pero, en pos de completar nuestra labor academica y nuestra formaciçon humanistica y como persona, pues toca hacerlos. A callar y a tragar, que remedio. El señor rector dispone y nosotros pringamos. Es lo que hay.
Lo peor de los cursos de humanidades, en mi modestisima opinión, es el día que se te avecina cuando tienes uno. Un hartazgo a más no poder. Unas ganas de mandarlo todo a la mierda e irte a la Complu, más sencilla en estos temas. Aunque luego lo piensas y, si bueno, muchas notas altas, mucho césped y mucha fiesta, pero no me voy de la Charly Three. Me he acostumbrado, oye. Y me gusta.
Ayer, a eso de las cinco de la tarde, hora del té, se me pasó por la cabeza un pensamiento de estos que te dan fuerzas: "vaaamonos pá casita". Imbécil, aún tienes que tirarte una hora en blanco hasta que empiece tu curso. Un curso, "las causas de la guerra", que no me desagrada del todo. Pero es que no tengo ganas de hacerlo. Estoy harto de estos cursos.
Y cuando sales. El Sol brilla, te deslumbra, te ciega. Ves a la gente en el césped, disfrutando, o en las mesas jugando al mus (los más) o al trivial (hay de todo). Se esboza una sonrisilla en tu rostro. Las ocho de la tarde y aún de día, le dirías a tu compañero, si es que fueras acompañado. Infeliz, tolili, no ves que son las ocho de la tarde y sigues en Getafe. Estás a ocho paradas de Cercanías y una de Metro (vuela) de tu casa, con dos transbordos de complemento y una parada delante de Atocha (que no veas si jode) de regalo de la casa.
Es decir, estás, a eso de las ocho, a, lo que viene siendo, tomar por culo de poder tirarte en la cama y discernir entre si haces algo útil y exprimes aún más tus neuronas, o si, por el contrario, te persignas, lo mandas todo al carajo y te decides dormir, acto lógico, por otro lado.

pd: Kike, tronco, tu si que mereces un post, por aguantar como dios manda hasta las nueve. San Enrique Alonso Ya!