2.6.05

6 horas más tarde

Unos 360 minutos despés de su comienzo, se ha dado por finalizado el maratoniano examen de esa bella asignatura que es Periodismo Local. Seis horas en el mismo pasillo, algo que no se recordaba desde la frustrada revisión del señor Maciá y su Relato I. Pero eso, que casi 100 personas en muy pocos metros cuadrados, invadidos por los nervios: Los propios de cada uno y los que surgían después de ver el percal. Bellas y sencillas preguntas como la diferencia entre la retórica de Aristóteles y de Platón, las diferencias entre el caso de los papeles del Pentágono y el Watergate o los tipos de verdad, entre otras, han amenizado nuestra maldita espera.
Pero bueno, no nos podemos quejar. El aprobado ha sigo generalizado (también porque hemos currado un huevo y la yema del otro) y las notas bastante buenas. No en vano, yo salgo de aquí con un 9, un señor sobresaliente, el segundo de la carrera. Que no está mal, digo yo.
Así que nada, ahora a superar las tres horas y pico que me quedan de beca y a casita a estudiar Radio e Historia del Periodismo en España, dificilísimas y complicadas asignaturas...
Pues eso...