30.7.05

Apadrinando un búho (título insulso, lo sé)


Padrino: Rubén Vique Verdura
Búho:
Ithil
Fecha de Nacimiento:
10/03/2005

Sexo:
Hembra

16/07/2005 Tu nueva mascota ha nacido en un nido en el que marcamos pollos por primera vez. Nuestra intención es, año tras año, no sólo aumentar el número de jóvenes marcados, si no también el número de nidos. De este modo podremos estudiar el proceso de dispersión del búho real de la forma más general posible, eliminando cualquier factor individual o ambiental. El número de anilla de tu mascota es el 1008788. Cuando fuimos a marcarlo, con 35 días de edad alcanzaba la cifra de 1000 gramos. Su antebrazo, medida muy fiable para ver su grado de desarrollo y, por lo tanto, su calidad física, fue de 137 mm y su ala llegó a medir 350 mm. Ya hemos pasado algunas noches con tu mascota, como con todos los pollos nacidos este año, para estudiar los movimientos en la etapa denominada postfledging, en la que ya vuelan perfectamente pero siguen bajo los cuidados parentales, etapa que dura hasta el momento de dispersión. De momento no se mueve grandes distancias. Durante el mes de julio son muy importantes las interacciones vocales. Tu búho, junto a sus hermanos, se pasa gran parte de la noche cantando.

Bueno, pues ahí lo tenéis. Un día, paseando por eso llamado Blogosfera llegué hasta un blog donde hablaban de apadrinar búhos. Y como mis índices de aburrimiento en esos momentos eran muy superiores a lo normal en cualquier persona que siga considerándose como tal y no sea considerado por su familia como otro mueble más, me metí para ver de que iba el tema. Vi que era un proyecto gratuito de la Estación Biológica de Doñana. Lo hice hace una semana o así y me han contestado esta mañana.

Por lo que se ve, acerté con el nombre. Los que sepáis que significa Ithil estaréis de acuerdo es que es mejor nombre para búha que para búho. Los que no, me lo decís y os lo cuento (si es que a alguien le interesa). Por lo que se ve, con su kilito de peso, se dedica a hacer vuelos cortos, seguramente todo el santo día de aquí para allá. Además, como bien dicen, se pasa la noche cantando con el resto del nido. Vamos, que nos ha salido cantarina…