31.7.05

Momentos (2)




O de como un ordenador puede llegar a desesperar hasta el límite de sus fuerzas a un simple becario de informática. El ordenador del fondo tenía un problema que necesitaba ser arreglado lo antes posible. Los señoritos de los masters exigentes como de costumbre. Pero nada. Fue imposible. Dos días seguidos intentándolo y nada. Probé todo lo que pude y sabía, seguí consejos de expertos e improvisé sobre la marcha. Nada, el maldito aparato seguía sin arrancar, ni hacer un mínimo progreso. Realmente fueron unas cuantas de horas (que diría aquella gran mujer) desesperantes...No sé si se consiguió arreglar, pero yo hice todo lo que pude y más...Que le jodan, y punto.