14.7.05

Una cosa menos que hacer

Pues eso. Que el año que viene, último y definitivo (esperemos) de la carrera ya tengo una cosa menos que hacer. Se acabaron los inoportunos, aburridos o intrascendentes cursos de humanidades. Ya tengo los seis malditos créditos que se necesitan. Ahora sólo me queda intentar quitarme los doce créditos de libre elección que me restan para completar el maldito cupo. Y esto ya son otros cantares...
Repasando los cursos, mi trayectoria se ha visto marcada por dos tendencias. Por un lado la línea pragmática y por otro la línea basada en los gustos personales. Y en las notas se ve la diferencia. A ver, la primera tendencia se plasmó en dos cursos, "Victor Erice, poética de la modernidad cinematográfica" y "Medios de comunicación y poder en la España del siglo XX". Casi nada. Dos cincos y a otra cosa. Son los típicos cursos que los haces por que tienes que hacer los créditos que sino, yo creo, difícilmente elegirias hacer en mitad de un cuatrimestre plagado de prácticas, trabajos y demás.
Los gustos personales se han reducido a la Historia Militar. Así, las notas de "La Guerra de la Independencia", "Las causas de la guerra" y "Trafalgar" son bastante mejores que las de los otros dos. Notable, matrícula de honor (la única de la carrera en un curso de estos, que triste es mi vida) y sobresaliente respectivamente. Se nota que cuando uno pone un poco interés.
En fin, qué gusto da pensar que se acabaron...