8.8.05

En mi modesta opinión...

...Hay pocas visiones más lamentables, a la par que patéticas, que la de la gente desesperada, la de ciertos individuos en sus lugares de divertimento nocturno. Vamos, la de algunos tíos estando de marcha o similares. La gente puede hacerse notar, yo no digo que no, pero si lo haces, molestate al menos en hacerlo de una forma que no despiertes las risas ajenas. Desde la versión de bailo cual Bisbal pasado de revoluciones para ver si pueden aprovechar cualquier roce para intentar algo, hasta aquel individuo que se dedica a hacerse notar como sea. El último ejemplo que vi de este tipo fue un gañán (es lo más suave que se me ocurre), con la típica pinta de amante del tunnig, su pelo rapado (modelo estandar), sus pendientes, cadenas, sellos, etc. y su cara de meterse para el cuerpo todo lo que pilla, que se dedicaba a gritar (no cantar, no) las canciones como si le fuera en ello la vida, con su típica voz de fumador desde los 12 años. Que no se me olvide decir que por desgracia lo hacía a escasos metros de donde estabamos. Y yo es que pensaba, que no es que sea para matarlo, pero para darle una mano de ostias...

Luego, están los que no se hacen notar tanto pero que dan casi más que pensar que los anteriores. Aquellos que entran y tiran de radar. Esto es, rastrean el lugar en busca de (generalmente) mujeres a las que desgastar a base de mirar. Porque es que estos ni siquiera hacen el más mínimo intento de moverse o de hablar o de parecer vivos. También los he visto este fin de semana (es lo que tiene salir un tio o dos con seis o más tías). Es más, había momentos en los que llegaban a rodearnos tres o cuatros grupos de individuos de estos.

Creo que por hoy ya vale. Había otros temas para escribir, como los relaciones de los bares, los puertas, o las invitaciones. Pero como últimamente escribo de pascuas a ramos, uno pierde práctica. Además, con este calor es que no ganas...Me apetece últimamente tan poco escribir que puede que incluso me ponga a estudiar. Fijate tú...