27.8.05

Willy Wonka y las consecuencias del Reggeaton

Antes de nada, no me gustan mucho este tipo de post en los que te hablan de varios temas, resultando que en realidad no lo hacen de ninguno. Pero bueno, este texto ha sido perpetrado con nocturnidad y premeditación, pero sin alevosía. Así que no me lo tengaís muy en cuenta.

De lo primero que pensaba hablar es de "Charly y la fábrica de chocolate", libro que no he leido, película que sí he visto (esta noche, información sobrante). La película no está nada mal. Deja mejor sabor de boca de lo que se podría pensar. Tim Burton vuelve a ser el que era, creando un mundo difícil de concebir para otros muchos (yo incluido). Hay momentos que llegan incluso a recordar a "Eduardo Manostijeras", así que imaginad. La música de Danny Elfman, en su línea, pero muy buena. Otro acierto. Pero sobre todo, por encima de dirección y música, fotografía y efectos especiales, está Johnny Depp, genial como siempre, impactante. Me gusta más haciendo de Jack Sparrow (siempre reclamé el oscar por esta actuación, pero eso se sale de "tradición" de los Oscars), pero este papel no se le queda lejos, ni mucho menos. Vaya crack que está hecho.

El otro tema es más peculiar y (apenas) hay por donde cogerlo. Es una reflexión que llevo tiempo haciendome: ¿Ha hecho el reggeaton que apreciemos música que antes desechábamos? Pues yo creo que en parte sí. A ver que me explique. El reggeaton-este-de-los-cojones entra en lo que llamamos música latina. Hasta ahí bien. Mi reflexión es que la música latina de hace unos años que tan poco me gustaba ahora no me parece tan mala, en comparación, obviamente, con lo que se escucha hoy día. No en vano, me he descubierto (es para matarme) tarareando la última canción de Carlos Baute. Lamentable, lo sé, pero es lo que hay. Ricky Martin me parece ahora mismo un genio musical latino, comparándolo con Daddy Yankee y bodrios de similar, o peor, calaña. Así que ya veis como está el panorama. Lo que antes consideraba malo, ahora me parece (al menos) deseable comparando con otros "estilos" musicales imperantes en nuestros oidos. No sé qué pensais vosotros...

Y ahora acepto comentarios, sugerencias, ataques y ofensas por lo arriba suscrito. Pero sin pasarse, que nos conocemos...