13.9.05

Vaya día

Odio tener que madrugar un 13 de septiembre. Odio no enterarme del despertador hasta pasados veinte minutos. Odio que el autobus se me escape en las narices por culpa de un semaforo en rojo. Odio que el metro se marche según llego al andén mientras que el de la via de enfrente se mantiene allí largo rato. Odio que en Atocha el trasbordo se de fatal. Odio que se me gasten las baterias del MP3. Odio que el teléfono móvil se desbloquee y me gaste el saldo (recientemente recargado) inútilmente. Odio que los proyectores y la red del edificio 9 me den (tantos) problemas. Odio tener que chuparme otra hora de vuelta en cercanias para volver a casa. Odio no poder ir directamente a descansar por diferentes motivos semiprofesionales. Odio tener que ir a estudiar por la tarde. Odio la Historia Medieval. Rectifico, odio a la profesora de Historia Medieval. Odio que Buenafuente y Agitación+IVA coincidan en horario. Odio que hayan relegado a La rosa de los vientos a los fines de semana y que a esas horas no haya nada interesante que escuchar.
Pero sobre todo, por encima de todas las cosas, odio, que digo odio, maldigo, al maldito Windows Update y su lento y pesado proceso de ejecución.
Hoy era martes y trece, ¿no?...