25.9.06

Así debe ser el purgatorio...

Lo que he vivido hoy para renovar el DNI debe ser algo parecido a lo que uno se encontraría en el purgatorio, si no tuviera ya el billete con destino El Infierno, sin paradas intermedias. El caso es que esta mañana, por fin me he aventurado a llevar a cabo la renovación del DNI, después de casi dos meses de tenerlo caducado. Y, yo creo, maldita la hora en la que decidí ir a la Oficina del Documento Nacional de Identidad de Madrid-Moratalaz. En qué hora.
El caso es que a eso de las 10 ya me encontraba allí, con mi DNI caducado, mis dos fotillos y mis 6,60 jeuros. Cojo mi número, 39. Vale, el 39, a ver como va esto de rápido. Pues iba lento de cojones. Resulta que cuando yo llegué iban por el 80, con lo que me tocaba esperar un buen ratito. Bueno, después de mucho esperar, aguantando de pie (escasez de asientos o de suelo libre), intentando que las numerosas conversaciones de la gente no me taladraran el cerebro, a eso de las 11,40 me toca entrar.
Qué panorama me encuentro cuando entro. Únicamente tres puestos para atender. Tres puestos. La oficina del DNI con sólo tres puestos. Tiene huevos la cosa. En ese momento te explicas por qué la cola iba tan lenta. Pero bueno, llegas a la mesa y te pones a ello. Te cortan las dos fotos, aflojas la pasta, dejas tu huella dactilar y echas un par de firmas y listo. Ni un minuto. Hora y media esperando para luego un minuto. Como jode eso...
En fin, que así debe ser el purgatorio si existe. Mucho tiempo esperando allí para que luego te despachen en treinta segundos. Y encima, con el mérito añadido de que de las dos firmas que echas, la que sale en el DNI es la que peor te ha salido en los últimos meses. Qué infierno de vida...

1 Comments:

At 25 sept. 2006 17:03:00, Blogger Heavybm dijo...

Cuando yo fui solo había 1 puesto...
Pero fui el primero. Hay que madrugar. A las 8:30 de la mañana no hay nadie...
Mal día mu mal día, quiero morir

 

Publicar un comentario

<< Home