16.10.06

Ejemplos de la degeneración humana

Mi barrio, Vicálvaro, se está echando a perder. Pero de verdad y a un ritmo espeluznántemente rápido. Los niveles más altos de degeneración a que puede llegar el ser humano se están alcanzando por estas tierras. Barrio de toda la vida tranquilo (demasiado, en ocasiones), de buena gente y buen rollo, que se está convirtiendo en una barriada marginal más de la capital, al estilo de las peores zonas de Villaverde o similares (mis respetos, pero es la verdad).

Los jodidos peloceniceros, tuneros, canis, jonis, calorros o como cojones los querais llamar cada vez abundan más por las calles. Y cada vez más y más jóvenes, los pobres. Yo no sé cómo, pero parece que sólo hay tipos de esta calaña. Yo hay calles en las ya directamente, si es de noche, intento no pasar (extrañamente podría ser porque se encuentra uno de sus lugares de reunión y trapicheos varios). Siempre con sus putas motos ruidosas, sus coches tuneados acelerando a tope en una calle de apenas veinte metros, su nube de humo de porro que los acompaña (últimamente les da por la coca, como al escoria humana que "negoció" conmigo en la Vicálvarada un miércoles noche). Son auténticamente lamentables.

Como lamentables eran los dos especímenes que viajan hoy en el metro (seguramente de gratis, como no). Eran los típicos graciosillos que gustan de decorar el tren con sus putos, asquerosos y estereotipados grafitis o ralladuras del cristal. Que malos somos, como nos gusta joder a la gente. Luego, por gilipollas de este tipo suben los abonos (de algún lado saldrá el dinero para arreglarlo) o no abren el metro 24 horas. Eran los tipicos gilipollas que te puedes encontrar frecuentemente en Alonso Martínez (especialmente) dándose de hostias por un "masmiraomal", con la mandíbula desencajada y hasta las cejas de alcohol, drogas y reggeton. Imbéciles de mierda, empiezo a odiarlos realmente. Confio en que entre ellos exista alguno con un poco de juicio, pero todavía no he encontrado a ninguno. Supongo que los habrá.

Por cierto, que gusto da que por fin llueva algo en Madrid...

3 Comments:

At 17 oct. 2006 12:28:00, Anonymous Anónimo dijo...

Y lo peor es que la mayoría son cobardes. Muy cobardes. Es separarlos de sus amigos clones y callarse y derrumbarse al momento.
Realmente espero que muchos de ellos la vida les pegue suficientes palos para que despierten de la idiotez a tiempo.

 
At 20 oct. 2006 11:10:00, Blogger AzIraFel dijo...

El tema no es tanto que la vida les pegue palos sino como que, en algún momento, podamos juntarnos los "normales" y quitarles la tontería. En mi barrio (Carabanxel) están empezando a proliferar también, pero es curioso, a la mitad de ellos los conoce (o conocen a) mi hermana y me sigue resultando muy gracioso cuando mi padre o yo nos cruzamos con ellos, en plena orgía de porros y macarradas, como bien dices, agachan las orejas y saludan muy educadamente...

Y lo peor es que la culpa no es de ellos...

Fuerza, Honor y Baloncesto.

 
At 23 oct. 2006 17:29:00, Blogger Mary dijo...

Siento desilusionarte, pero en mi opinión estos sujetos no tienen la más mínima opción de salvación. ¿Lo peor? que seremos nosotros los que paguemos el paro de los que consigan sobrevivir a toda la droga y todas las tonterías que hacen... a la vez que ahorramos para jubilarnos, porque como esperemos que la nueva generación de "nengs" nos ayude, vamos listos.
Sad but true, es lo que hay.

 

Publicar un comentario

<< Home